Productos

Nuestra Historia

Nuestra Historia

nuestra-historia-webEn la década de los 30, Rosarito era un pueblo colorido donde la mayor parte de sus habitantes eran pescadores y artesanos que en su mayoría realizaban teteras y cestas de barro quemado y se ganaban la vida de los turistas de paso en su camino a Ensenada.

Al mismo tiempo, Rosarito también era conocido por su exquisito plato de langosta hecha en Puerto Nuevo por los pescadores.

Rosarito tenía en aquel tiempo, parques de casas rodantes, donde los turistas venían a relajarse el fin de semana. Incluso entonces, el famoso Hotel Rosarito Beach, era el lugar más singular para alojarse ya que fue el primer hotel en la zona y durante muchos años el único.

Fue en los años 60 que mi padre, Don Miguel López, tenía una tienda en la ciudad de Tlaquepaque. Fue allí que él y mi madre, Doña Paz López, tuvo 14 artesanos carpinteros que hacían bustos, repisas y todo lo relacionado con la madera, accesorios para muebles y decoración.

Don Miguel solía vender sus obras terminadas a lo largo de la frontera con Estados Unidos desde Cd. Juárez hasta Ensenada.

Fue hasta 1972 que mi padre fundó Casa La Carreta en Rosarito, en ese momento sólo tenía 2 artesanos y mi propia madre solía pintar y dar los detalles de terminado a los muebles con un estilo y tacto mexicano.

A lo largo de los años Casa La Carreta ha llegado a ser la primera opción de la gente; esto se debe a nuestras referencias de clientes y buenos comentarios y porque somos un negocio de base y operación familiar.